martes, 15 de abril de 2014

El trabajo que dan los libros

Los libros son nuestros amigos, me decía mi profesora Rosalía en el colegio. Yo en aquella época no entendía como Fortunata y Jacinta por poner un ejemplo podría tener para mi la misma complicidad y camaradería que yo tenía con Manuel, Diego o Juan (que por entonces eran Manolito, Dieguito o Masculito como le llamábamos cariñosamente) Han pasado un montón de años desde que aquella frase se instaló en mis por entonces cortas entendederas, y hoy he de dar la razón a mi profesora de la que por cierto yo al igual que el resto de compañeros de clase le escondíamos las tizas para que nos mandara a alguno a secretaría a pedir más, y le doy la razón porque en la mayoría de los casos los libros nos acompañan cuando necesitamos vivir aventuras que de otra forma posiblemente nunca viviríamos, y en ellos encontramos también solución a miles de problemas que gracias a su ayuda, tienen solución porque alguien se ha visto anteriormente en esa tesitura y ha tenido a bien plasmar por escrito el cómo resolverlo. Con excepciones eso si, que los libros de política y de economía, mienten sin ruborizarse. Y además de todo eso podemos encontrar trabajo gracias a los libros. No ya con los libros de autoayuda o de cómo encontrar el puesto de trabajo deseado o confeccionar un curriculum, sino que incluso podemos trabajar en una editorial, en el sitio donde se hacen físicamente los libros, en cualquiera de los puestos de trabajo que periódicamente ofertan empresas como la Editorial Signo, donde por lo visto lo más valioso de la empresa son sus propios trabajadores. Así que si te gusta el trabajo comercial y el trato con la gente, probablemente seas la persona que están buscando. Por intentarlo, la verdad es que no se pierde nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario