miércoles, 27 de noviembre de 2013

Visitar granada aprendiendo espanol

Conseguir un buen hotel en Granada Buscar un hotel en Granada Lo mejor para aprender un idioma en este caso el español, es visitando una ciudad y viviendo en ella por un tiempo, relacionándose con sus habitantes y a ser posible olvidando o evitando todo tipo de relación o contacto con los nacionales de nuestro propio país, para así obligarnos nosotros mismos a hablar y pensar en español. Cualquier otra cosa, serían unas vacaciones y no un curso de español. Hay ciudades monumentales e históricas como Granada por ejemplo, con una amplia oferta tanto hotelera como formativa y con un montón de maravillas para regocijarse visitándolas. Recuerdo que de adolescente quedé fascinado con el patio de los leones de la Alhambra por ejemplo, y que mis compañeros tuvieron que venir a buscarme, pues el autobús de la excursión estaba a punto de partir. Sin mi. Es uno de esos lugares que te dejan sin palabras, que no puedes explicarte lo que ocurre, pero te sientes atraído a estar en ese lugar. En Granada hay cientos de lugares así, sitios por donde perderse y que el tiempo transcurra apaciblemente mientras tu eres un elemento más de una ciudad, de un pueblo, de una cultura... donde formas parte de la historia, mientras imaginas al rey moro llorando mientras su madre le decía que llorara como una mujer, lo que no supo defender como un hombre. El español es mi lengua materna, pero a pesar de ello yo visito Granada con inusitada frecuencia. Si tu amable lector de esta humilde página, estás pensando en un curso y hotel en Granada, he de decirte que es una muy acertada decisión, pues vas a disfrutar de una estancia cálida y acogedora, te vas a empapar de cultura por donde vayas, y para el final me dejo que te va a encantar y que por más que copien otras ciudades, nunca llegarán al nivel que hay en Granada: sus tapas. El placer de tomar una tapa en Granada, es algo que no sabes hasta que lo pruebas. Y haces como yo: repetir una y otra vez, como el conejito ese de las pilas caras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario